Actualidad

Alerta por canícula: ¡proteja a su mascota del calor!

Alerta por canícula
Artículo publicado el : 03/07/2017

Comparta en :
Alerta por canícula

Las temperaturas que estamos sufriendo son excepcionales para esta época del año. Por lo general, en España, esperamos tales temperaturas entre el 15 de julio y el 15 de agosto, momento en que el mar se caldea y transfiere este calor acumulado a la tierra.

Por lo tanto, podemos decir que nos encontramos en plena ola de calor y debemos poner todo de nuestra parte para evitar que nuestras mascotas sufran las temidas insolaciones. Aunque esta emergencia queda cubierta por el seguro canino y felino de SantéVet, que incluye el reembolso de los gastos veterinarios, debemos tener presente que este tipo de accidentes puede dejar graves secuelas e, incluso, ser mortal. Por tanto, la prevención es necesaria y, además, no cuesta nada. ¡No corra riesgos inútiles!

¡El servicio de previsión meteorológica español, AEMET, anuncia temperaturas superiores a 40 ºC! El nivel de alerta está al máximo en muchas regiones, y no podemos predecir si esta situación se prolongará durante todo el verano.

Aunque el aumento de las temperaturas es motivo de alegría para algunos, no todo el mundo soporta el calor de la misma manera. Y eso incluye a nuestros animales de compañía. Desde aquí, le ofrecemos varios consejos para ayudarle a superar esta situación con su perro o gato.

7 consejos para evitar que su mascota pase calor

¡Las prácticas correctas para un humano también son válidas para un animal! Si su perro o gato se queda en casa durante el día, no olvide poner en práctica los siguientes consejos, simples pero esenciales. Sin duda ya los conoce, ¡pero no está de más recordarlos!

  • Limite el acceso de su perro o gato a las habitaciones orientadas al sur, que son las más expuestas al sol y, por tanto, las más propensas a caldearse.
  • • Mantenga las ventanas y persianas cerradas el mayor tiempo posible durante el día para limitar la entrada de calor a su hogar. De este modo, su mascota sufrirá menos mientras espera su regreso.
  • Abra las ventanas por la noche con el fin de crear corrientes de aire para su perro o gato. ¡Y también para usted, claro!
  • • Tienda la ropa dentro de casa donde haya corrientes de aire: creará algo de humedad y, con suerte, bajará un poco la temperatura.
  • • Guarde las plantas en el interior y riéguelas adecuadamente: mantendrán una temperatura aceptable en la habitación, especialmente si son de hoja grande.
  • • ¡No ponga la climatización al máximo! No debe haber más de 5 o 6 grados de diferencia con el exterior para evitar golpes de frío y cambios bruscos de temperatura, así como el malestar físico (problemas estomacales para sus mascotas, por ejemplo) que pueda derivarse de ello.
  • ¡Evite que su mascota salga durante las horas de más calor! (entre las 14 h y las 16 h)


Golpes de calor en perros, gatos o NAC: no corra riesgos

A pesar de las advertencias, cada año son muchos los perros y gatos (incluso aquellos conocidos por soportar mejor el calor) que son víctimas de las altas temperaturas.

El accidente más común ocurre al dejar al animal en el coche, aunque este se encuentre estacionado a la sombra.

Un estudio* ha demostrado que la temperatura interior de un vehículo aparcado a la sombra, cuando la temperatura exterior es de 29 ºC, alcanza los 49 ºC en 30-80 minutos, y que la temperatura corporal de un perro encerrado en dicho vehículo puede alcanzar los 42 ºC en 20-50 minutos. ¡En estos casos, el riesgo de mortalidad es del 50 %!

Por tanto, la primera precaución es no dejar jamás, ni siquiera durante un breve espacio de tiempo, a un animal dentro de un coche.



Hay animales más sensibles al calor que otros

Pero el golpe de calor también puede sobrevenir en otras circunstancias. Puede ser resultado de un esfuerzo físico intenso o prolongado a altas temperaturas o incluso bajo circunstancias menos extremas, como ocurre con ciertos tipos de perros más delicados. Tal es el caso de las razas braquicéfalas (de cara aplanada): bulldog inglés, bulldog francés, carlino… Por no hablar de los animales enfermos (con problemas cardíacos, respiratorios o endocrinos), los perros convalecientes o de edad avanzada. Ni siquiera los cachorros están a salvo, ya que su mecanismo termorregulador es menos eficaz que el de sus mayores.

Lo mismo ocurre con los perros obesos: la grasa posee un poder aislante que reduce la pérdida de calor a través de la piel. Por último, los perros de pelaje oscuro también son más sensibles, como aquellos que ya han sufrido golpes de calor, ya que sus mecanismos termorreguladores pueden haberse alterado.

El riesgo también es mayor cuando el animal aún no está acostumbrado al calor y, por tanto, al inicio de la estación cálida.



¿Por qué y cómo ocurren los golpes de calor?

El golpe de calor del que pueden ser víctimas los animales domésticos se conoce como hipertermia aguda. ¡Los perros y gatos no transpiran como nosotros! Incluso en comparación con otras especies, su sistema termorregulador es relativamente ineficaz. Transpiran muy poco, salvo por las almohadillas de las patas. Al carecer de transpiración cutánea, su proceso de termorregulación está limitado. Cuando los mecanismos termorreguladores se saturan, el animal comienza a jadear, su frecuencia respiratoria aumenta y su temperatura se eleva hasta los 40,5 ºC. Esto viene acompañado de deshidratación, salivación, mucosas congestionadas, abatimiento y pérdida del conocimiento. También pueden surgir complicaciones como diarrea, vómitos más o menos hemorrágicos, sangrados espontáneos, convulsiones…

La hipertermia puede entrañar daños celulares graves e irreversibles: destrucción de membranas celulares, desnaturalización de enzimas…, y provocar un estado de choque que puede desembocar rápidamente en la muerte del animal.



¿Qué hacer frente a un golpe de calor?

El tratamiento consiste en 3 pasos: en primer lugar, hay que «enfriar» al animal antes de tratar el choque y, finalmente, someterlo a supervisión para detectar y tratar cualquier complicación que pueda surgir.

El enfriamiento del animal deberá llevarse a cabo progresivamente, colocándolo a la sombra, humedeciéndole todo el cuerpo poco a poco y, si es posible, situándolo cerca de un ventilador. ¡Aunque esto puede asustar a los gatos o a cualquier otro animal nervioso!

Solo a continuación, podremos sumergir por completo al perro en agua, pero introducirlo de forma brusca en agua helada podría tener un efecto inverso al deseado, ya que provocaría una vasoconstricción periférica que dificultaría aún más la eliminación del calor.

También podemos colocar cubitos de hielo en torno al cuello, las axilas y la cara interna de los muslos (zona inguinal).

Estas medidas de enfriamiento deben llevarse a cabo tan pronto como sea posible, antes de llevar al perro a un veterinario. El objetivo es reducir la temperatura corporal hasta valores por debajo de lo normal (39-39,5 ºC).

En cualquier caso, es necesario trasladar rápidamente al animal a un veterinario, quien tratará el choque y se encargará de las posibles consecuencias del golpe de calor, como edema cerebral, insuficiencia renal, problemas cardíacos, etc. Los gastos quedarán cubiertos y reembolsados por el seguro de salud animal si el propietario ha suscrito una mutua para su perro o gato.

Supervisión veterinaria de varios días

El veterinario podría recurrir a la oxigenoterapia (con máscara) y a la perfusión. El tratamiento puede variar en función del estado del animal y de las complicaciones surgidas.

La supervisión del animal víctima de un golpe de calor deberá prolongarse durante varios días después del tratamiento de emergencia, ya que pueden darse señales de insuficiencia orgánica hasta 5 días después de la insolación.

La tasa de mortalidad es mayor en las primeras 48 horas y, si el animal sobrevive más allá de 72 horas, el pronóstico mejora. Pero las complicaciones tardías son siempre posibles, como la aparición de insuficiencia renal crónica.

* Fuente: Gregory & al., Hyperthermia in dogs left in cars, Veterinary Record, 1996.



Golpe de calor: medidas de sentido común que tener en cuenta

Al acercarse la temporada de verano, es un deber para todos los propietarios de mascotas responsables conocer y prevenir esta grave emergencia médica. Por tanto, no olvide:

Alerta por canícula
  • • Evitar la exposición de perros y gatos a entornos cálidos, húmedos y mal ventilados;
  • • No permita que el perro practique ejercicios intensos bajo dichas condiciones;
  • • Proteja a los animales en situación de riesgo, manteniéndolos al fresco durante las horas más cálidas del día o colocándolos sobre alfombrillas refrigerantes;
  • • Asegúrese de que el perro o el gato tenga acceso constante a agua fresca, y mójelo frecuentemente si es necesario (especialmente durante los viajes);
  • • Atención: cortarle el pelo a su perro cuando hace calor no es necesariamente beneficioso para él. El pelo lo protege del frío, ¡pero también del calor!
  • ¡No deje a su perro encerrado en el coche cuando salga a hacer un recado! Cada año, muchos perros son víctimas de insolación al ser dejados por negligencia en el interior de un vehículo, ¡aunque solo hayan sido 10 minutos!

SantéVet
El especialista en seguros veterinarios para mascotas.

Axa
Le Ilamamos GRATIS

Nuestros asesores están a su disposición.

SantéVet Web Call Back