Actualidad

Contratar un seguro de salud animal para su perro o gato

Contratar un seguro de salud animal para su perro o gato - SantéVet
Artículo publicado el : 24/04/2019

Comparta en :

Contratar un seguro de salud animal para su perro o gato le permite afrontar mejor los gastos veterinarios. En ocasiones, los precios pueden ser muy elevados, tanto en caso de accidente como de enfermedad. Poder ofrecerle a su compañero los mejores cuidados posibles: esta es la ventaja del seguro de salud animal. Con la condición de encontrar un buen contrato.

Hoy en día, en muchos hogares, el perro —al igual que el gato— es un miembro más de la familia.

Como tal, tiene derecho a la mejor protección. Asegurar a su mascota para afrontar los gastos veterinarios no es obligatorio.

Sin embargo, estos últimos, especialmente teniendo en cuenta los avances veterinarios, no tienen nada que envidiar a la medicina humana. Pueden ser muy altos y, a veces, es difícil asumirlos.

Un seguro para su mascota: una opción voluntaria

Los propietarios que se preocupan por la salud de su mascota se conciencian cada vez más de los beneficios que supone disponer de una "póliza" veterinaria.

No hay nada más horrible que tener que renunciar al tratamiento de un perro o gato por falta de recursos. Sin embargo, este tipo de situaciones son más frecuentes de lo que parece. Sin llegar al abandono o la eutanasia, algunos propietarios deben resignarse a no ofrecer a sus mascotas los cuidados que realmente necesitarían.

¿Ahorrar en lugar de contratar un seguro?

No siempre basta con tener unos ahorros, en particular, cuando se trata de operaciones complicadas, hospitalizaciones o tratamientos crónicos.

A menudo, la "hucha" reservada para cuando haga falta no basta para cubrir los gastos.

¡Así que "ahorrar" no es la mejor solución! Si durante algunos años no surge ningún problema, es posible que el dinero se dedique a otros fines.

Encontrar un buen seguro de salud animal

Ante la multitud de opciones disponibles actualmente, es recomendable dedicar el tiempo necesario a encontrar un buen contrato.

Lo esencial es, en primer lugar, tratar con profesionales. Hacer las gestiones con especialistas en seguros de salud animal es una garantía de calidad.

Enfermedad o accidente: el seguro de salud para perros y gatos debe cubrirlo todo

Un buen seguro, cualquiera que sea la fórmula elegida, debe asumir en primer lugar todos los gastos veterinarios, ya sean consecuencia de una enfermedad o de un accidente, como propone SantéVet.

Por supuesto, el propietario debe poder elegir veterinario libremente. Asimismo, deben incluirse los trastornos de conducta que pueden dar lugar a una patología.

Las consultas reembolsadas deben referirse a las visitas "clásicas" (con ocasión de los recordatorios de vacunas, etc.), así como a las que puedan ser necesarias con carácter urgente: en clínicas de guardia, por la noche, el fin de semana o en días festivos.

Puede producirse un accidente o una enfermedad durante un viaje al extranjero. Por tanto, incluso fuera de las fronteras, hay que tener la certeza de que los gastos veterinarios están cubiertos.

¿Qué fórmula elegir?

No hay que exigir al propietario una revisión médica del animal para poder contratar un seguro veterinario. El contrato se basa en la "confianza".

Precisamente se establecen y deben respetarse unos plazos de carencia en caso de enfermedad o accidente para garantizar que el perro o el gato no los presente ya en el momento de contratar la póliza de seguro de salud animal.

¡Es normal que cualquier enfermedad o accidente ya manifestados no queden cubiertos! Sin embargo, todo lo que pueda ocurrir después, una vez pasados los plazos de carencia, sí se asumirá.

Asegurar a su mascota lo antes posible...

No deje pasar el tiempo para suscribir el contrato. Existen límites de edad. Cuanto antes esté asegurado el perro o gato, antes se asumirán los gastos en caso de que surjan problemas.

... y durante toda su vida.

El perro y el gato deben estar asegurados durante toda su vida. Es algo de lo que hay que estar seguro al principio.

No debe reducirse el límite máximo (las fórmulas que se ofrecen permiten elegir el importe máximo de los gastos veterinarios que se asumirán anualmente, los cuales se renovarán posteriormente) ni aumentarse la franquicia. La franquicia se aplica normalmente una vez al año, en la primera consulta, no cada vez que se visita al veterinario.

El seguro veterinario también es prevención.

Hacer frente a los gastos veterinarios es solo un aspecto. El seguro de salud también debe permitirle efectuar la prevención necesaria para anticipar y evitar precisamente que el perro o el gato enfermen o que se produzcan recaídas.

Para protegerlo, no basta con vacunar a su animal de compañía y desparasitarlo a nivel interno (lombrices) y externo (pulgas y garrapatas, principalmente). Por eso, un bono de prevención incluido en un plan de seguro veterinario puede permitirle utilizar la cantidad asignada, que se renueva cada año, para tomar la iniciativa.

Este importe le permitirá hacer frente a los gastos preventivos tales como: vacunas y antiparasitarios internos y externos.

Solicitar un presupuesto sin compromiso

No le costará nada obtener un presupuesto de lo que le costaría proteger a su compañero y tratarlo lo mejor posible en caso de necesidad. Además, se ofrecen muchos servicios gratuitos y opciones adicionales.

¡Trucos económicos!

Cuando decide contratar un seguro de salud para su perro o gato, debe elegir un precio justo. No sirve de mucho contratarlo a bajo precio. Una opción barata, que a la hora de la verdad no cubre gran cosa, es prácticamente inútil.

Puestos a contratar un seguro, lo ideal es elegir el mejor, aunque la prima parezca elevada al principio. Porque si alguna vez tiene que hacer frente a los altos costes veterinarios, incluso de forma crónica, ¡se verá ampliamente recompensado!

SantéVet
¡Juntos cuidamos de su mascota!

Axa
Le Ilamamos GRATIS

Nuestros asesores están a su disposición.

SantéVet Web Call Back