Actualidad

¿Por qué y cómo debo cuidar los dientes de mi perro?

¿Por qué y cómo debo cuidar los dientes de mi perro? - SantéVet
Artículo publicado el : 20/03/2019

Comparta en :

La enfermedad periodontal, también llamada periodontitis, es la enfermedad bucal número 1 de los perros. Es la consecuencia de una mala higiene bucodental. El mal aliento es una de las señales que pueden indicar su presencia. Pero las consecuencias pueden ser más graves. Por tanto, resultan indispensables una atención adaptada y, sobre todo, una prevención adecuada.

Más de las tres cuartas partes de los perros de más de 4 años padecen problemas dentales, principalmente la enfermedad periodontal o periodontitis, causa de descarnaduras en los dientes y de otros trastornos que pueden llegar a ser graves.

Por tanto, la higiene bucodental es una necesidad para prevenir estos problemas. Y por supuesto, tener un seguro veterinario le será de gran ayuda.

Placa dental: ¡invisible a simple vista!
En origen encontramos la placa dental, una biopelícula bacteriana que se deposita y se adhiere a la superficie de los dientes y que luego se acumula entre el diente y la encía; la placa dental se forma rápidamente tras las comidas (en 6 - 8 horas) pero sigue siendo invisible a simple vista.

Es la presencia de estas bacterias la que provoca la inflamación y, por tanto, la gingivitis y los numerosos trastornos asociados.

El sarro: una de las consecuencias de la enfermedad periodontal Posteriormente, la mineralización de la placa dental conduce a la presencia de sarro, y este sí es visible. Por tanto, el sarro dental es una consecuencia de la enfermedad periodontal, pero no es responsable de ella. Sin embargo, agrava la gingivitis y favorece el depósito continuado de placa dental, provocándose así un ciclo vicioso.

Es la presencia de estas bacterias la que provoca la inflamación y, por tanto, la gingivitis y los numerosos trastornos asociados.

El sarro: una de las consecuencias de la enfermedad periodontal Posteriormente, la mineralización de la placa dental conduce a la presencia de sarro, y este sí es visible. Por tanto, el sarro dental es una consecuencia de la enfermedad periodontal, pero no es responsable de ella. Sin embargo, agrava la gingivitis y favorece el depósito continuado de placa dental, provocándose así un ciclo vicioso.

Tu perro necesita una buena higiene bucodental. La enfermedad periodontal siempre tiene consecuencias para el perro y, por tanto, requiere de cuidados dentales ocasionales. Para empezar, es responsable del mal aliento, llamado halitosis, algo molesto tanto para el amo como para el entorno del animal.

Gingivitis y descarnadura dental

Además del sarro y de la halitosis, otros síntomas característicos de las afecciones dentales son las encías enrojecidas, que pueden llegar a ser sanguinolentas, cambios en la forma de masticar y roer, la caída de los dientes, abatimiento o una salivación importante.

El sarro irrita y vuelve más frágiles las encías del perro al introducirse bajo ellas, provocando así una gingivitis más o menos importante y dolorosa y dificultando la masticación.

Con el tiempo, la amplificación de estos mecanismos puede provocar un dolor importante, infecciones bucales, abscesos, descarnamiento de los dientes... Estos son los síntomas que caracterizan la enfermedad periodontal.

Repercusiones en numerosos órganos

Aún más grave, esta enfermedad puede tener consecuencias sistémicas, ya que las bacterias que pasan a la sangre se difunden por el organismo. Esto puede dar lugar a diferentes manifestaciones de orden respiratorio, hepático, digestivo, renal, ocular, cardíaco...

Se conocen varios factores de riesgo para la enfermedad periodontal en perros y gatos, especialmente factores raciales. Los perros de pequeño tamaño (menos de 8 kg) suelen sufrirla más y con más gravedad. Los perros de corta edad también se ven afectados.

Alimentación: un factor de riesgo importante

La alimentación es también un factor de riesgo importante por su relación con la intensidad de la actividad masticatoria que lleva aparejada. Hay que recordar que cuanto más mastique el perro menos riesgo tiene de periodontitis. En consecuencia, la comida húmeda conlleva un mayor riesgo de provocarla.

Una vez haya aparecido el sarro y exista una cantidad excesiva de este, la única solución pasa por la intervención de un veterinario para que lo elimine, normalmente usando anestesia general.

Recuadro

Lo que se puede hacer para luchar contra ella...

- cepillar los dientes del perro. Aunque sea un fastidio, un buen cepillado sigue siendo una medida muy efectiva para los animales de compañía, siempre que se efectúe regularmente. En el mercado se pueden encontrar dentífricos y cepillos de dientes específicos con sabores que gustan a los perros.

- Fomentar la función masticatoria utilizando huesos específicos, láminas o palitos masticables...

- Existen también soluciones dentales antibacterianas que, añadidas al agua, pueden ser complementos muy útiles.

Hay que señalar que los fabricantes de alimentos han desarrollado productos específicos que permiten optimizar la masticación y, en consecuencia, la acción mecánica que puede reducir la acumulación de placa dental sobre los dientes. También pueden resultar útiles como adyuvantes.

No dudes en pedir consejo a tu veterinario. También puede aprovechar y solicitarle información sobre el seguro veterinario para mascotas. Le será de gran ayuda en caso de gastos relacionados con los dientes de su perro.

Lo que se puede hacer para luchar contra ella...

Una vez haya una cantidad excesiva de sarro, la única defensa pasa por la intervención de un veterinario para que lo elimine, normalmente usando anestesia general. El profesional utilizará un limpiador dental sónico o por ultrasonidos idéntico al utilizado por los dentistas.

Antes de realizarla, podrá efectuar una radiografía con un sistema intraoral para recopilar información sobre el estado de los dientes y visualizar, en caso necesario, las piezas que deban quitarse.

No hay una edad definida para la primera limpieza de sarro, ya que su aparición varía mucho de un perro a otro. El seguro veterinario reembolsa la limpieza dental. Puede solicitar información a su veterinario.

Además de retirar el sarro, la limpieza de sarro es también una buena oportunidad para que el veterinario extraiga los posibles dientes descarnados o con caries, por tanto, dolorosos y, en caso necesario, practicar puntos de sutura para ayudar a las encías a cicatrizar.

Al realizarse bajo anestesia, la limpieza de sarro resulta totalmente indolora para el perro. SantéVet reembolsa y asume los gastos de las limpiezas de sarro una vez transcurridos dos años de la suscripción de un contrato.

No obstante, y para que estas sean duraderas, deben acompañarse necesariamente de medidas complementarias, ya que la placa dental reaparece de 6 a 8 horas después de la limpieza.

Por ello, y aunque sea trabajoso, el cepillado diario es muy recomendable.

SantéVet
El especialista en seguros veterinarios para mascotas.

Axa
Le Ilamamos GRATIS

Nuestros asesores están a su disposición.

SantéVet Web Call Back