Actualidad

¡Mi gato ha engordado! ¿Puede ser obesidad?

Un gato gordo come sus croquetas
Artículo publicado el : 08/11/2019

Comparta en :

El problema de obesidad en humanos ya llega a considerarse una epidemia y una de las principales causas de muerte de la población mundial.
Nuestras mascotas no están exentas de este problema: el sedentarismo, la mala alimentación y los efectos tras una esterilización son las principales causas de sobrepeso en perros y gatos.

Según los estudios, el sobrepeso afecta al 52% de los gatos domésticos en el mundo: una cifra que era casi la mitad hace 10 años. Sin embargo, solo una cuarta parte de los propietarios de gatos con sobrepeso son conscientes de ello.

¿Quién no premia a su gato con mimos y caprichos gourmet? Ya sabemos lo sibaritas que pueden ser nuestros mininos, siempre dispuestos a degustar su plato favorito. Muchos propietarios expresan su afecto alimentando a su gato en exceso, lo que fácilmente puede llevarle a consumir más calorías de las que necesitan. Lamentablemente, no son plenamente conscientes de las consecuencias que puede acarrear una mala dieta para su gato.

A diferencia del perro, en el que su peso ideal varía considerablemente y dependerá de su raza, el peso ideal gatuno es casi el mismo en todas las razas. Se considera que el peso ideal de un gato adulto es de 3 kg a 5 kg, excluyendo algunas razas, como la Maine Coon, que puede llegar a pesar hasta 11 kg en condiciones físicas normales.
Pasado este peso, podríamos estar hablando de obesidad felina.

Un gato gordo controla su peso

¿Sabías que 1 kilo extra en un gato de 4 kg es el equivalente a 16 kilos extra para un ser humano de 65 kg?

Si no controlamos el peso de nuestro gato, su sobrepeso puede suponer un riesgo para su salud, causarle diabetes, enfermedades cardiacas y cálculos urinarios, además de impedirle la libertad de movimientos y hacer difícil su aseo diario, ya que sus dimensiones harán que no pueda llegar a partes de su cuerpo para acicalarse.

Es muy recomendable controlar su peso a menudo, sobretodo cuando acaban de ser esterilizados, ya que su apetito va a aumentar y su actividad física se va a ver disminuida.
Deberemos controlar su dieta, en cantidad y en calidad, y mantener su actividad física constante.

Estas pautas de expertos pueden ayudarte a mantener el peso ideal de tu gato y de paso evitar posibles problemas de salud y aumentar su calidad de vida :

  1. Pesa y respeta las dosis de alimento para tu gato indicadas en el reverso del paquete y elige el tipo de alimento adecuado para su edad y condición, ya sea adulto, esterilizado, senior, etc. Existe una gran variedad de alimentos variados en el mercado, con un porcentaje distinto de proteínas y grasas, dependiendo de su edad y su estado. Elegir una alimentación con una tasa excesiva de grasa va a aumentar las posibilidades de que tu mascota sufra sobrepeso felino.
  2. Distribuye una ración limitada de alimento completo dos veces al día, y permite que sea el gato quien elija sus horarios y su ritmo.
  3. Combina su porción de croquetas con alimentos húmedos (patés) que ocupan más espacio en el estómago, con lo que se sentirá saciado antes.
  4. Prueba a disminuir su ritmo de deglución sirviendo sus comidas en un tazón anti-glotones o mediante un dispensador de croquetas.
  5. Reserva un tiempo cada día para jugar, saltar y correr con tu gato... él necesita mantener su actividad física ¡y tú también!
  6. Crea un entorno estimulante para potenciar su curiosidad, instalando un túnel o un árbol de gatos y liberando espacios en altura (estantería o viga).

Por último, y como siempre que tengas una duda sobre un problema de salud de tu gato, te recomendamos que acudas al veterinario y le pidas consejo si ves que ha aumentado de peso. Si quieres saber cómo puede SantéVet cubrir tus gastos veterinarios en caso de problemas de obesidad de tu gato, consulta nuestra web.

SantéVet
¡Juntos cuidamos de su mascota!

Axa
Le Ilamamos GRATIS

Nuestros asesores están a su disposición.

SantéVet Web Call Back