Actualidad

Gatos y perros: ¡cuidado con la otitis!

Gatos y perros: ¡cuidado con la otitis! - SantéVet
Artículo publicado el : 20/03/2019

Comparta en :

La otitis es motivo de consultas veterinarias especialmente frecuentes en los perros, y algo menos en los gatos. Pero en cualquier caso su tratamiento debe ser optimizado para evitar que vuelva a aparecer.

La otitis es una inflamación del conducto auditivo externo. Es una afección dolorosa, común en las especies caninas y con mayor incidencia en ciertas razas debido a la forma del oído y a otros factores. Es menos habitual en gatos, pero tampoco conviene subestimarla.

Otitis: muchos factores como causa

Entre los factores que favorecen la otitis se incluyen una limpieza demasiado agresiva o irritante, factores ambientales (perros nadadores), la raza, la forma del oído (caída, pelo abundante), la edad (sarna auditiva más frecuente en los cachorros), etc.

Si no se trata, puede complicarse y afectar a otras partes más internas del oído con consecuencias a menudo graves.

Para tratar una otitis correctamente, primero es necesario entender el mecanismo que conduce a su aparición. Existen diferentes tipos de otitis dependiendo de las partes del oído que se vean afectadas.

Sobertodo la otitis externa...

La más común es la otitis externa, que afecta al conducto auditivo externo. También existen las otitis medias e internas, que afectan a partes más profundas del oído y son más severas.

En los perros, varias características anatómicas pueden explicar la alta prevalencia de la otitis, principalmente su canal auditivo en forma de "L" invertida, cuyo ángulo favorece la acumulación de cerumen.

En teoría, esta acumulación no ocasiona ningún problema, ya que el sistema de autolimpieza del oído se encarga de su eliminación (la migración epitelial permite que el cerumen del oído se evacue desde el tímpano hacia el exterior del conducto auditivo). Pero por diferentes razones (cuerpos extraños, parásitos, alergias...), esta autolimpieza puede fallar. La acumulación de cerumen conduce a la inflamación y a una superinfección secundaria debida a la acción de hongos o bacterias.

Esta multiplicación microbiana conduce a cambios epidérmicos, dérmicos y cartilaginosos y lleva a un círculo vicioso.

Tenga cuidado con la cronicidad

La otitis no suele ser infecciosa en un principio porque el oído se defiende bien. Es la inflamación lo primero que ocurre.

Sin tratamiento, es probable que la situación empeore y, cuando la otitis se vuelve crónica, es más difícil de controlar.

El conocimiento de estas afecciones ha mejorado en los últimos 5 años, lo que en la actualidad permite optimizar el tratamiento.

De hecho, lejos de limitarse al tratamiento antimicrobiano, el control de una otitis externa debe ser optimizado y enfocado en primer lugar en el control de la inflamación. Requiere una evaluación previa completa y un buen cumplimiento por parte del propietario.

La limpieza del conducto auditivo es parte del tratamiento, ya que ayuda a limitar la proliferación de microorganismos. La mejoría clínica ocurre si tratamos las superinfecciones bacterianas, pero contentarse únicamente con el enfoque infeccioso oculta parte del problema y explica la recurrencia de la otitis.

En primer lugar, es necesario regresar a un proceso de autolimpieza normal y, para ello, el veterinario prescribirá un tratamiento adecuado.

A veces es necesario realizar exámenes adicionales. Este es el momento en el que puede resultar muy útil tener un seguro veterinario para despreocuparse de lo que pueden costar estos exámenes adicionales.

Recurrir a exámenes adicionales y, en ocasiones, a un escáner, puede ser necesario para entender el fenómeno patológico en cuestión.

En algunos casos puede ser necesario orientar el tratamiento hacia una intervención quirúrgica.

El tratamiento de una otitis tiene como objetivo reducir el microbismo, eliminar el exceso de cerumen y, lo más importante, restaurar la "autolimpieza" natural del oído y prevenir la inflamación.

Se pueden prescribir varios tratamientos para este fin (antimicrobianos tópicos, corticosteroides, antifúngicos...). La limpieza se realiza dependiendo del cerumen, el aspecto de la otitis y su evolución.

En cualquier caso, el cumplimiento del tratamiento y el seguimiento veterinario son esenciales para adaptar el tratamiento según la evolución.

Todo esto se encuentra cubierto por el seguro veterinario para perros y gatos que ofrece SantéVet en todos sus planes. A veces, la limpieza debe continuar mucho más tiempo que el tratamiento, y siempre debe realizarse de forma no agresiva.

Todo esto se encuentra cubierto por el seguro veterinario para perros y gatos que ofrece SantéVet en todos sus planes. A veces, la limpieza debe continuar mucho más tiempo que el tratamiento, y siempre debe realizarse de forma no agresiva.

SantéVet
El especialista en seguros veterinarios para mascotas.

Axa
Le Ilamamos GRATIS

Nuestros asesores están a su disposición.

SantéVet Web Call Back