Las razas de gatos más pequeñas

 Los gatos son unos animales únicos, bellos y entrañables que suelen pesar entre 3 y 7 kilos, dependiendo de la raza en cuestión. Sin embargo, existen determinadas razas de felinos cuyo tamaño es muy pequeño, casi diminuto, gatos que podrían caber en la palma de cualquiera de nuestras manos. Es momento de analizar estas razas pequeñas y conocer sus principales características, tanto a nivel físico como mental.

Los gatos más pequeños
Razas de gato miniatura - 123RF

El gato Munchkin, el simpático felino de las patitas cortas

Su aspecto es ciertamente enternecedor. El gato doméstico Munchkin, que procede de Estados Unidos, suele tener el grueso y la longitud del tronco de un gato pequeño convencional. Sin embargo, su principal característica es que sus patitas son extremadamente cortas.

Estas extremidades son robustas y musculadas. Desde lejos, da la sensación de que cualquier gato Munchkin estuviera reptando como una serpiente. Pese a ello, su agilidad no está en entredicho; al revés, son felinos rápidos y ágiles.

Existen variedades Munchkin tanto de pelo corto como de pelo largo. Sus orejas suelen ser muy grandes, al igual que la cola. Uno de estos felinos puede pesar entre dos y cuatro kilos. Son pequeños y tiernos, ideales para un hogar con ambiente familiar.

El gato Singapura o Singapur, exotismo en un cuerpo pequeño

A este exótico felino se le vio por primera vez en el país asiático de Singapur, cuando todavía era considerado un gatos salvajes. Existen expertos que, pese a su denominación popular, dudan sobre su lugar de origen y lo sitúan en Estados Unidos.

Solo hay que contemplarlo para comprobar que se trata de uno de los gatos pequeños y más bonitos que existen. Su peso, dependiendo de si es macho u hembra, oscila entre los 1,5 y los 3 kilos. En los primeros meses de vida puede caber, literalmente, en el hueco de una mano. Cuando ya son adultos, miden entre 15 y 20 centímetros.

Es un gato de aspecto frágil, bonito, con un pelaje suave con tonalidades entre el marfil, el gris, el blanco y el sepia. El pelo va oscureciéndose conforme llega a las extremidades. Su cabeza es redonda y los ojos, que los mantiene bien abiertos, y las orejas son grandes. Suele demostrar una gran destreza.

En cuanto a la personalidad del gato Singapura, este es un felino independiente, curioso, agradable, maullador y que necesita su espacio propio, pero que también busca la interacción con los dueños e incluso con otros gatos.

Es una raza muy demandada por el público, porque es un felino que suele portarse bien; es hermoso, divertido y muy activo. De hecho, es recomendable proporcionarle una buena cantidad de juguetes (túneles, árboles, torres, etc.) para su día a día.

El gato Devon rex, inteligencia y diversión a raudales

El gato Devon rex debe su nombre también a su procedencia, el condado de Devon, en el suroeste inglés. Su aspecto es ciertamente divertido. A primera vista parece un gato en estado de alerta, travieso y astuto.

Algunas características físicas del Devon rex son las siguientes:

  • Los más pequeños pesan entre dos y tres kilos, independientemente del sexo.
  • Tiene una gran esperanza de vida, de más de 10 años
  • Su pelo es rizado, se va oscureciendo en sus extremidades y no suele desprenderse.
  • El color de sus ojos suele ser el de una tonalidad entre el azul, el verde y el amarillo.
  • Tiene una fisonomía muy particular: cabeza triangular, ojos saltones, orejas muy grandes en proporción con su cuerpo, patas robustas.

En cuanto a su carácter, el Devon rex es un auténtico ciclón: un gato inteligente, enérgico y travieso como pocos y que demanda mucha actividad. Tienen inclinación a saltar y a subirse a tejados y repisas. Por ello, es recomendable disponer de algunos juguetes o árboles exclusivos para él.

El gato Bambino, un pequeño felino alopécico con patitas cortas

Al gato Bambino se le reconoce de un primer vistazo, ya que su aspecto es singular. Se trata de un gato sin pelaje y de patas cortas, producto del cruce de razas, en este caso de la raza Munchkin y del Sphynx.

Los creadores de esta raza han sido muy criticados por las asociaciones animalistas, ya que un gato sin pelo necesita cuidados extras, preservarlo del frío, cremas para la piel, etc. Esto ocurre con este adorable felino.

En cualquier caso, es una raza cuyos ejemplares son pequeños, pesan entre 2 y 4 kilos y miden alrededor de 20 centímetros. Es un gato afable, que convive bien con las personas, pero que demanda atención, cariño y cuidados. Por ello, hay que establecer un entorno cálido en el que se sienta seguro.

Otros gatos de las razas más pequeñas

Las mencionadas anteriormente son las principales razas de gatos pequeños, pero existen muchas otras cuyo tamaño también es considerablemente reducido y son muy llevaderos y simpáticos para la convivencia:

  • El gato Balinés es algo más grande y pesado que los anteriores; suele pesar entre 3,5 y 5 kilos y mide unos 15-17 centímetros. Algunos de ellos pueden ser pequeñitos, solo es cuestión de buscarlos. Suelen gustar mucho porque son especialmente bellos. Tiene un aspecto enigmático y rostro oscura.
  • El Angora turco es otro gato hermoso; muy característico por ser mayoritariamente blanco (aunque pueden ser de otros colores) y tener un aspecto inquietante. Existen algunos gatos angora que pueden medir poco más de 15 centímetros y pesar unos 3 kilos. Eso sí, tienden a desprender mucho pelo.
  • El gato Persa es otro de esos gatos que, en sus versiones más pequeñas, puede llegar a ser realmente diminuto. Estos gatos son famosos por su largo y sedoso pelo, que incita a acariciarlos. Miden entre 20 y 40 centímetros. En su versiones mininas apenas superan el kilo.
  • El gato Korat es un gato muy particular, reconocible desde lejos. Tiene un aspecto grisáceo con un pelo muy ceñido al dorso. Por lo general, no son los más pequeños que puedan existir, pero hay excepciones que son sencillamente encantadoras. Es un gato muy independiente, que necesita espacios amplios y con juguetes para vivir tranquilo.

Principales ventajas de tener un gato pequeño

Un gato pequeño e independiente puede tener una vida plena en hogares relativamente pequeños. Además, este tipo de felinos suele generar efectos muy positivos en sus dueños: mejora su salud mental, aporta compañía e inspira sentimientos agradables.

Un gato de las razas pequeñas del mundo es más fácil de transportar de un lado a otro en caso de mudanza inesperada. Y deja muchos, muchísimos, momentos para el recuerdo de su familia. ¡Qué más se puede pedir!

Sobre el autor

Vanessa Galán