Dermatitis atópica en nuestras mascotas: la alergia del siglo XXI

La dermatitis atópica o Atopia es una de las enfermedades que padecen nuestros perros y gatos con una incidencia cada vez mayor y entre una de sus causas parece ser la adhesión de contaminantes a los alérgenos ya conocidos.

La atopia en mascotas
Dermatitis atópica en perros y gatos - 123RF

¿Qué es la Atopía?

La Atopia o Dermatitis atópica(DA), es la predisposición genética a desarrollar una respuesta inflamatoria y pruriginosa de la piel frente a alérgenos ambientales como el polen, los ácaros, hongos, insectos y la propia descamación cutánea.
En los últimos años se diagnostican más casos de atopia y se cree que es debido entre otros factores, a que esos alérgenos llevan adheridos contaminantes como los derivados del petróleo y el plomo.
La piel de los animales atópicos tiene menos capacidad de absorción del agua y ello facilita la entrada de los alérgenos por vía cutánea. La vía respiratoria será otra forma de acceso para éstos y los alimentos también pueden desencadenar la respuesta o agravar la enfermedad.

¿Qué síntomas que tiene un animal atópico?

La edad de aparición de los primeros síntomas suele ser entre 1 y 3 años y en perros que viven principalmente en interior. Últimamente, aparecen animales cada vez más jóvenes (menores de 6 meses).

Aparece prurito(picor) en cara, alrededor de los ojos, axilas, abdomen, región inguinal y extremidades que se manifiesta con rascado de las patas, lamidos, mordiscos o frotamiento con objetos y que puede ser de diferente intensidad hasta llegar a provocar automutilaciones.
El pelo de estos animales es mate y toma una coloración parduzca por la acción de la saliva. Es frecuente ver que haya infección por bacterias y levaduras secundaria a la atopia.

En los gatos, puede aparecer asociado al complejo granuloma eosinofílico, con lesiones en la cavidad oral, labio superior y cara interna y posterior de los muslos. Suele haber pododermatitis bilateral en los miembros delanteros. Otitis externa con enrojecimiento de los pabellones auriculares. Hay respuesta inicialmente al tratamiento con corticoesteroides.
En ocasiones pueden presentar conjuntivitis bilateral, rinitis y asma bronquial.

La atopia es una enfermedad multifactorial

Existen ciertas razas de perros que presentan mayor predisposición a padecer dermatitis atópica que son:

  • West Highland White Terrier
  • Boxer
  • Bulldog francés
  • Bulldog inglés
  • Golden Retriever
  • Bull Terrier
  • Pastor alemán
  • Shar-pei
  • Dálmata

La presencia de alérgenos ambientales (polen, ácaros, mohos…) va a empeorar el cuadro de síntomas y dependiendo de las condiciones climatológicas como la humedad excesiva o altas temperaturas favorecen los brotes más agudos. El estrés, la asociación de otros problemas alérgicos (alergia alimentaria, alergia a la picadura de la pulga…) son factores que potencian la aparición de la atopia.
 

El éxito del tratamiento depende de un buen diagnóstico

Hay diferentes enfermedades que presentan el prurito como síntoma principal y puede que los tratamientos pautados no resulten eficaces, por ello es muy importante un buen diagnóstico. Teniendo en cuenta la historia clínica, el cuadro sintomatológico y si se ha realizado un buen diagnóstico diferencial descartando una alergia alimentaria, una alergia a la picadura de pulga, sarna sarcóptica, infección bacteriana por Estafilococos, reacción cutánea a medicamentos, dermatofitos (infección por hongos), alopecia psicógena(gato), el diagnóstico se debe obtener realizando las pruebas de alergia.
Éstas permiten identificar los alérgenos implicados en la atopia y hacer una vacuna o tomar medidas para evitar su exposición. Algunas veces los resultados de estas pruebas no son concluyentes y pueden verse interferidas si se han realizado coincidiendo durante un tratamiento inmunosupresor.
Existen dos tipos de pruebas de alergia:
 

  • Prueba intradérmica: Suele utilizarse para confirmar un diagnóstico de Atopia. Consiste en la inyección en dermis de diferentes alérgenos provocando al cabo de unos minutos un habón en el punto de inyección. Es una prueba muy sensible y el animal debe estar libre de tratamiento con corticosteroides, antihistamínicos y ácidos grasos omega 3 y omega 6.
  • Prueba Serológica: detecta la cantidad de inmunoglobulinas E (IgE) alérgeno-específicas en la sangre del animal atópico. En esta prueba no interfiere el uso de antihistamínicos. Si los resultados son positivos, nos permitirá hacer una vacuna frente a los alérgenos detectados. En caso de resultado negativo, puede deberse a que el panel de alérgenos no incluya el responsable o que la respuesta inmunitaria de ese momento sea baja.
     

Es fundamental un diagnóstico precoz de la dermatitis atópica e instaurar un tratamiento lo antes posible. De esta forma, evitaremos que aparezcan lesiones secundarias por rascado y lamido y que nuestro perro o gato sufra un elevado estrés que repercuta seriamente en su estado de salud física y mental.


El tratamiento de la atopia no es curativo pero ayuda a controlar la enfermedad. El propietario tiene que ser consciente de que su animal tiene una enfermedad crónica y multifactorial y que, aunque se logre controlar con un tratamiento y un adecuado manejo ambiental y si es preciso dietético, pueden existir recaídas e incluso sensibilización a nuevos alérgenos.

Tratamiento

Si disponemos de una respuesta positiva a las pruebas de alergia, la inmunoterapia con la vacuna puede ser uno de los tratamientos de elección.
Los inmunosupresores(corticosteroides) y antihistamínicos pueden ayudar a controlar el prurito.
Los antimicrobianos(antibióticos) y antiinflamatorios suelen ser útiles en las infecciones secundarias.
Evitar la exposición a alérgenos (polen, ácaros, parásitos, alimentos…) es fundamental para reducir la intensidad del cuadro sintomático.
En algunas ocasiones, es necesario el uso de fármacos ansiolíticos para reducir el estado de angustia de la mascota.
El prurito puede causar alteraciones del carácter de nuestro animal.

Recuerda que tanto los gastos de las pruebas de alergia como la medicación y tratamientos relacionados con la dermatitis atópica estarán cubiertos de por vida con cualquiera de nuestras fórmulas de seguro. Asegura a tu mascota antes de que aparezca el primer síntoma.

 

Sobre el autor

Paz Belinchón