¿Es fácil tener un perro viviendo en la ciudad?

Adoptar un animal de compañía es el sueño de muchos. No obstante, hay que pensarlo muy bien antes de tomar una decisión. Factores como vivir en un piso pequeño o a dejarlo solo muchas horas al día podrían afectar su salud, a menos que se pongan en práctica algunos consejos para vivir con un perro en la ciudad.

Perro con su dueño en la ciudad
Perro en la ciudad - 123RF

¿Se puede vivir con un perro en la ciudad?

La respuesta corta es un rotundo sí. Sin embargo, es importante considerar algunos aspectos antes de adoptar un perro. Tomar una decisión informada asegurará una sana convivencia, además de la salud física y mental del animal.

Y es que, los perros tienen todo el derecho a disfrutar de una vida digna y plena; algo que podría ser más difícil de lograr en una ciudad bulliciosa con pisos de pocos metros cuadrados y largas jornadas de trabajo.

Afortunadamente, hay maneras de reducir el impacto negativo de la falta de espacio, tanto para el nuevo perrito como para la familia. Sin duda, merece la pena intentarlo considerando la alegría que una mascota puede traer al hogar.

Las ventajas de tener un perro en casa

Los perros han sido catalogados como mascotas terapéuticas. Su amor y fidelidad mejoran la respuesta al estrés de toda la familia. Tener un perrito en casa, además, engloba otros beneficios:

  • Físicos. Vivir con un cachorro o perro adulto reduce la presión arterial, ayuda a fortalecer el sistema muscular y favorece la recuperación de las personas con afecciones cardíacas.
  • Mentales. Las familias con perros mantienen el estrés y la ansiedad a raya. Tener una mascota también mejora el estado de ánimo de un paciente.
  • Sociales. Las personas que viven solas se sienten más cómodas con un animal de compañía. Los perros incluso podrían ayudarles a socializar con otras personas.
     

Los perros pequeños, por lo general, se adaptan con mayor facilidad a la vida de ciudad. Sin embargo, esto no quiere decir que se deba renunciar a una raza mediana o grande. Con una buena rutina, organización y el adiestramiento apropiado; cualquier perrito podría ser feliz en una ciudad grande y bulliciosa.

Perros viviendo en ciudad: las claves para hacerlo adecuadamente

En la actualidad, la orientación profesional en materia animal y veterinaria ayuda a las familias a crear espacios idóneos para el sano crecimiento de sus mascotas; un componente esencial cuando se decide adoptar un perro en la gran ciudad.

A través del concepto de enriquecimiento ambiental, se puede mejorar hasta el piso más pequeño para que la falta de espacio y la soledad durante la jornada laboral del dueño no sea un problema para el perro.

El incremento de áreas verdes, restaurantes y otros lugares amigables con los animales también hace maravillas. Una persona puede dar paseos por el bosque con el perro o sentarse a comer con él en un café.

Un perro necesita de estimulación positiva, actividad física, juguetes, mimos y compañía para evitar problemas de conducta, como el aburrimiento canino y la depresión. Tener elementos como estos a la mano hacen la diferencia.

Consejo:

Cuando se vive en una ciudad grande, con todo lo que ello representa, se necesitan formar hábitos para satisfacer los requerimientos esenciales de los animales.

Pros y contras de tener un perro en la ciudad

Un perro que vive en la ciudad suele pasar más tiempo en casa que en cualquier otro lugar. Algunos pisos tienen patios, terrazas o jardines que podrían permitir que la mascota tenga más contacto con la naturaleza, pero, lamentablemente, esto no sucede en todos los casos.

Cuando hay pocos metros cuadrados, el lazo que se establece entre la familia y la mascota es aún más estrecho, sin importar si se tiene un perro o un gato. A fin de cuentas, la mascota dormirá, comerá y disfrutará de los mismos espacios de los demás miembros del hogar.

Entonces, ¿es bueno tener un perro en una ciudad cosmopolita? Todo dependerá de la familia. Hay ventajas y desventajas que se deberían analizar antes de tomar una decisión final.

Un correcto adiestramiento puede ayudar a un perrito a adaptarse con más facilidad a la vida en la ciudad. Poco a poco, se acostumbrará a sus paseos diarios, a la hora de la comida, a su sesión de juegos y también a que sus dueños salgan a la escuela o al trabajo.

 

Pros

  • Los perros son animales guardianes, independientemente de su tamaño. Los reflejos y sentidos de un can funcionan para mantener los intrusos fuera de casa. También llamará la atención de sus dueños ante el peligro.
  • Los perros se adaptan bien a la rutina. Incluso los cachorros aprenden con facilidad y son capaces de ser sanos, fuertes y felices siempre que se les incluya en la rutina.
  • Los perros fortalecen los lazos de la familia. En especial si hay niños, adultos mayores o pacientes en plena recuperación en el hogar. Los canes, sin importar su edad, generan tranquilidad, felicidad y un ambiente de armonía y relajación.
  • Las mascotas mantienen a sus dueños activos. Los paseos diarios son perfectos para moverse un poco más de la cuenta, quemar unas cuantas calorías y gozar de una buena salud cardiovascular.

Contras

Los principales inconvenientes de tener un perro en la ciudad están relacionados con el tamaño y la raza. Algunos ejemplares necesitan más actividad física. Otros, por sus medidas, un espacio más amplio para poder moverse con libertad.

No obstante, mantener los requerimientos básicos de una mascota no es una tarea imposible. Independientemente del lugar de residencia, los perros necesitan afecto, un espacio propio, tiempo de juego, paseos y una buena alimentación.

Contratar un seguro y retomar las vacunas después del confinamiento también es una manera de asegurar su felicidad y aumentar su calidad de vida.

Aprovechar los espacios verdes y los parques caninos puede ayudar a los perros que viven en la ciudad a ejercitarse, correr y socializar con otros animales. Sin duda, esta es una estupenda forma de mantener la salud mental y física de la mascota.

 

¿Cuál es la raza de perro que mejor se adapta a la vida en la ciudad?

Algunas razas se adaptan con mayor facilidad a la vida en la ciudad, principalmente, porque tienen el tamaño perfecto para una vivienda de pocos metros cuadrados. ¿Algunos ejemplos? El carlino, el buldog, el shih tzu, el bichón maltés y el yorkshire. Por supuesto, esto no quiere decir solo se puede adoptar un perro pequeño cuando se tiene un ritmo ajetreado.

Hay razas de perros medianos y grandes, como los schnauzer y los labradores retriever, que disfrutan del tráfico y del bullicio. Dependiendo del tamaño del hogar y de su rutina habitual, podrían ser un fantástico animal de compañía y vivir a plenitud, ¡todo al mismo tiempo! Lo importante es cuidar de la mascota y darle amor incondicional.

Sobre el autor

Vanessa Galán